Un bar-restaurante de Berriozar, «harto» por las reiteradas inundaciones que sufre el local debido a la saturación de un colector cercano y pide “soluciones”

Inundaciones en el bar La Bodega. Foto: Cedida

Cuando llueve mucho, como es el caso del pasado 1 de septiembre, las arquetas saltan y el agua salta hacia arriba entrando por las propias tuberías y sumideros del local, ocasionando daños y pérdidas

Julián Amátriain, propietario del bar restaurante La Bodega de Berriozar, situado junto al campo de fútbol de la localidad se ha mostrado “harto” tras las reiteradas inundaciones que sufre su local de hostelería debido a la saturación de varios colectores cercanos. 

Cuando llueve mucho, como es el caso del pasado 1 de septiembre, las arquetas saltan y el agua salta hacia arriba entrando por las propias tuberías y sumideros del local, ocasionando daños y pérdidas. “Ese día las lluvias fueron muy copiosas, y además coincidieron con uno de los días de más trabajo del año, un viernes en plenas fiestas patronales, así que os podéis imaginar los daños, no sólo lo generado por la lluvia sino por el impedimento para poder atender a la clientela”, ha afirmado. 

Foto: cedida
Foto: Así estaba el local el pasado 1 de septiembre

Fue su hijo, Asier, que estaba en el Bar La Bodega esa noche junto con una camarera y los propios clientes los que tuvieron que achicar el agua como pudieron, con escobas y fregonas, ya que los bomberos en ese momento, pasadas las once de la noche, estaban atendiendo decenas de incidentes por toda la Comarca de Pamplona. La máquina de tabaco también sufrió desperfectos.

Julián Amátriain señala a Pamplona Actual que es habitual lo ocurrido porque en la calle se juntan todos los colectores de la zona, en una calle en pendiente, y debido también a la falta de limpieza periódica y de saturación del caudal (recuerda que Berriozar ha crecido mucho en los últimos años) las arquetas saltan y la calle y su local se inunda. “Hay que buscar una solución, no sé si es competencia de Mancomunidad, del Ayuntamiento o del Gobierno pero hay que poner unos tubos de mayor grosor y mientras esto no se haga, limpiar periódicamente las arquetas y canalizaciones para que esto no vuelva a ocurrir”. 

Amatriáin advierte además del problema de seguridad que se podía haber generado, en plenas fiestas, y con la clientela queriendo llenar el bar, por un posible cortocircuito debido al agua que salía desde dentro del propio bar tras las copiosas lluvias. 

“No hay derecho a que año tras año pase lo mismo, y no se pueda arreglar cuando es un problema conocido tanto por Ayuntamiento como por Mancomunidad”, ha dicho Julián Amatriain quien asegura que han presentado parte al consistorio de Berriozar que ya cuenta con el correspondiente informe de Policía Municipal. 

El Ayuntamiento de Berriozar tiene pendiente la reforma del campo de fútbol, por lo que Amatriáin asegura que podría ser una buena ocasión, buscando financiación con Mancomunidad o incluso con Gobierno de Navarra, para realizar las necesarias reformas de las canalizaciones. 

Publicidad

También te puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.