¿Qué es y cómo se utiliza un bong?

Quienes tienen algo de experiencia en el mundo del cannabis sabrán que existen numerosas formas de disfrutar de la marihuana, y entre tantas, una de las mejores formas de fumar cannabis es con un bong

¿Qué es un bong y qué tiene de especial?

El bong es casi una deidad en el mundo del cannabis. No es más que una pipa de agua; sin embargo, la razón de su popularidad es la forma en la que puede mejorar por completo la experiencia.

La forma en la que el humo es filtrado y enfriado por el agua es la razón de su popularidad. El humo atraviesa el agua y esto da como resultado una fumada suave y relajada, además de que también hace posible dar caladas más grandes que con un cigarrillo de marihuana o una pipa común.

Aunque a día de hoy puedas encontrar un amplio catálogo de bongs, todos ellos aportan las mismas ventajas. La experiencia de fumar en estas pipas es fenomenal; disfrutarás de caladas suaves y llenas de frescura, esto además de ser más amigable para tu garganta y pulmones, permite disfrutar del aroma y el sabor característico de tu tipo de cannabis de una forma más adecuada. 

Por otro lado, si no eres muy hábil con los porros, ya no tendrás que lidiar más con ellos. Y precisamente gracias a la enorme cantidad de bongs disponibles, encontrarás modelos con todos los extras que te puedas imaginar.

Anatomía del bong

Sin importar con qué material se haya fabricado o el diseño final, los bongs por lo general siempre tienen las mismas partes:

  • Cazoleta o bol: es la parte protuberante en la que se coloca el cannabis para posteriormente quemarse. En ocasiones, este accesorio es extraíble.
  • Carburador: es un pequeño agujero que permite al consumidor vaciar el hume de la cámara del bong. Los diseños más elaborados incorporan un carburador, mientras que en otros bongs es necesario desmontar la cazoleta para que el agujero haga el papel de carburador.
  • Tallo o difusor: se trata del pequeño tubo que facilita el paso del humo desde el bol hasta la base; es el encargado de hacer que el humo se filtre y enfríe a través del agua.  
  • Base: se encuentra en la parte inferior del bong. Aunque su forma es muy variable, la mayoría tiene forma de esfera.
  • Cuello o tubo: es la cámara que se llena de humo tras haber sido filtrado a través del agua, esta estructura acaba en la boquilla. A día de hoy, y con los incontables diseños de bongs modernos, en el tubo encontrarás todo tipo de detalles, como protectores de salpicaduras o cámaras para hielo. 

Estas últimas son unas cavidades en las que se aplica hielo al tubo, lo que permite enfriar mucho más el humo a medida que inhalas, lo que se traduce en una mejor experiencia.

Tipos de bongs

Hay muchos materiales de los que pueden estar fabricados los bongs, aunque no hay uno superior que otro, cada uno de ellos tiene sus puntos fuertes y no está demás conocer los tipos de bongs para saber cuál es el más adecuado según la situación.

  • Bongs de vidrio: los más populares, indiscutiblemente. El sabor de la hierba no se ve alterado en absoluto; este tipo de pipa de agua destaca por garantizar un sabor puro y completamente limpio.

Aunque, si lo evaluamos desde una perspectiva más práctica, tenemos que debido a que este material es diáfano también brinda unos cuantos pros: cuando la resina empieza a acumularse puede detectarse de inmediato, por lo tanto siempre sabremos cuándo limpiar y donde, por ejemplo. Sin embargo, el punto menos interesante es su precio, ya que son los más costosos.

Por otro lado, también son difíciles de transportar, y si bien tienen un peso considerable, no dejan de ser frágiles y están predispuestos a romperse con facilidad. Aunque si lo que buscamos es disfrutar el cannabis en su máximo esplendor, sin duda es el más adecuado, sobre todo para disfrutar en casa.

  • Bongs acrílicos: compite fuertemente por el puesto del más popular. Este material destaca por ser duradero. No tendrás que volver a preocuparte porque se rompa al momento de pasarlo a alguien más o al momento de transportarlo hacia otro lado.

Pero, aunque tengas la mala suerte de romper uno, no hay de qué preocuparse. Estos son uno de los tipos de bongs más baratos. ¿Qué es lo que disgusta de este material? El acrílico puede alterar el sabor de la hierba.

  • Bongs de cerámica: si eres un fanático del arte, este es el tipo de bon más adecuado. Los encontrarás en todas los colores y formas que tu mente pueda imaginar. 

Sin embargo, suelen ser pesados y bastante voluminosos, esto quiere decir que si piensas compartirlo con amigos pasándolo de mano en mano, no será lo más práctico. Esto los vuelve un modelo más conveniente para una que otra ocasión especial y no tanto como para el uso diario.

Debido a su fragilidad y su volumen, tampoco son los más adecuados para viajar. Y en cuanto a su precio, son notablemente más económicos que los bong de vidrio, pero más costosos que los acrílicos.

  • Bong de bambú y madera: conecta con la naturaleza y disfruta de los matices naturales de este material. Son económicos e increíblemente duraderos, de hecho, si lo cuidas bien, te podrían durar toda la vida. Hay tantos modelos como puedas buscar. El lado negativo es que no son tan fáciles de limpiar como desearíamos.
  • Bong metálico: no son tan populares, pero también resultan una buena opción. No hace falta hablar de lo resistentes y robustos que son. Pero este material también presenta sus inconvenientes, como el no tener forma de conocer cuándo es hora de limpiar o el hecho de que puede afectar el sabor de los cogollos.

¿Cómo usar un bong?

Una vez conoces todas las partes del bong, resulta más adecuado conocer el proceso de cómo usar un bong:

  • Primer paso: vacía un poco de agua en el interior del tubo. Coloca suficiente agua como para sumergir solo la porción inferior del tallo, pero asegúrate de no verter demasiada, de lo contrario terminarás aspirando agua por el bong y la experiencia se verá arruinada por completo.
  • Segundo paso convierte tus cogollos en trozos finos o medianos. Posteriormente, llena el bol con la marihuana, pero asegúrate de dejar un poco de espacio que permita que el aire pueda pasar sin dificultad y disfruta así de una buena combustión.
  • Tercer paso: coloca tus labios en la boquilla e inmediatamente enciende tu mechero cerca de la cazoleta para iniciar la combustión de la hierba. Mientras haces esto, recuerda cubrir el carburador (si tu bong cuenta con uno), de esta forma te aseguras de que el humo se dirija hasta tu boca.
  • Cuarto paso: finalmente, toma caladas pequeñas y sin la necesidad de retener el humo en tus pulmones exhala de forma normal y es todo, solo resta disfrutar la experiencia de fumar con un bong.

También te puede interesar

OFERTA de aire acondicionado en Berriozar

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.