Izaskun Mainz o la reivindicación de las mujeres en el deporte

Publicidad

Izaskun Mainz Mendívil, «Kakun Mainz», arranca esta temporada 2020/21 como entrenadora al frente del primer equipo femenino de fútbol de Osasuna tras la salida de Mikel Bakaikoa del banquillo rojillo. La navarra, que ha dirigido durante siete temporadas al Berriozar CF Femenino, llega de la mano de su segundo Mikel Nagore para afrontar un proyecto ilusionante en la Reto Iberdrola, la segunda categoría nacional del fútbol femenino.

Mainz había recalado en el Club Atlético Osasuna la pasada temporada para dirigir a su equipo benjamín, lo que la convirtió en la primera mujer al mando de un equipo masculino de este club. La entrenadora navarra cuenta con una extensa experiencia en las canchas, antes como jugadora de la S. D. Lagunak, C. D. Ardoi, C. D. Lodosa y A. D. San Juan, para después hacerlo en los banquillos del Berriozar C. F. Femenino, la Selección Navarra Femenina sub-18 o el mencionado benjamín de Osasuna.

Ahora, Kakun Mainz llega a un equipo rojillo con serias aspiraciones de ascenso en este proyecto al que se han incorporado algunos importantes refuerzos como el de la veterana jugadora Paloma Fernández, procedente del Espanyol, así como María González del EDF Logroño y Marina Martín del CD Tacón.

Izaskun Mainz posee la máxima titulación como entrenadora, lo que le permite dirigir cualquier equipo español sin importar la categoría. Ella es una persona que no se pone límites y no se deja intimidar por desafíos mayores a la hora de despejar senda para quienes vienen por detrás. Quién sabe si en un futuro no tan lejano Mainz, o cualquier otra mujer, sea capaz de abrir nuestra sección de noticias deportivas al ponerse al frente de un equipo profesional masculino. ¿Por qué no?

Mujeres que triunfan en “deportes de hombres”

La empresa que tiene por delante Kakun Mainz no es sencilla, pero desde hace ya tiempo hemos venido presenciando cómo algunas mujeres han logrado hacerse con un nombre en algunos de esos deportes que siempre se han considerado coto privado para los hombres.

Un buen ejemplo de esta evolución se ha podido observar durante los últimos años en un deporte mental tan tradicionalmente masculino como es el póker. María Constanza Lampropulos ha demostrado que una mujer puede codearse con los mejores profesionales en un mundo como el del póker, que hasta hace unos años estaba reservado casi en exclusiva a los hombres. La argentina, que acumula casi 3,5 millones de dólares en premios de torneos en vivo, no se deja intimidar en las mesas de juego y así lo demostró hace algo más de un año al convertirse en la primera mujer en alzarse con el título en la PCA de Bahamas, uno de los eventos de póker más importantes del planeta. Por no hablar de la estadounidense Vanessa Selbst, que a sus 33 años se retiraba del juego en 2018 tras conseguir casi 12 millones de dólares en premios y haber sido la única mujer en alcanzar el número uno absoluto en el ranking mundial de jugadores de póker.

Otro caso muy llamativo fue el de la piloto alemana Jutta Kleinschmidt, que en 2001 se convirtió en la primera y hasta hoy única mujer en proclamarse campeona absoluta en coches de una competición tan prestigiosa como el Rally Dakar. Dos años antes ya se había impuesto en dos etapas y había terminado tercera.

Kathrine Switzer saltó a la fama por ser la primera mujer en correr un maratón portando un dorsal. El hecho tuvo lugar durante el maratón de Boston de 1967, y aunque el director de carrera trató de detenerla por todos los medios, con la ayuda de su novio y protegida por otros atletas logró cruzar la meta y terminar la carrera. Aparte de conseguir que en el futuro cualquier mujer pudiera competir en estas pruebas, en 1974 ganó el maratón de Nueva York y en 1975 fue segunda en el maratón de Boston.

A pesar de que cada día son más las mujeres que acuden a la montaña, el alpinismo también ha sido un deporte mayoritariamente de hombres. Pero eso no fue obstáculo para que la guipuzcoana Edurne Pasaban se convirtiera en agosto de 2010 en la primera mujer del planeta en ascender los 14 ochomiles, algo que hasta ese momento tan solo 20 hombres habían logrado.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.