Djibrile Rawa Barma: «Ser árbitro no es fácil, pero si te gusta lo haces con mucho placer»

Berriozar, 26 de abril de 2019

Por Marian Baos (momufela)

Djibrile Rawa Barma, más conocido como Gabriel, natural de la República del Chad lleva en nuestro país 21 años y ha hecho buena parte de su vida en los últimos años en Berriozar.  En la actualidad trabaja en una empresa industrial de la comarca, en el área de logística.

Siempre le ha apasionado el fútbol y en su país dedicaba buena parte de su tiempo a ello, aquí ha participado en algún torneo y en el trofeo Boscos, hasta que un día tuvo que decidir dejar de practicar fútbol y se dedicó al arbitraje, como un modo de seguir vinculado al fútbol y de paso seguir estando en forma y practicar deporte.

Empezó intermediando en  juegos deportivos y de ahí ascendió al arbitraje regional. Djibrile Rawa Barma últimamente ha salido en la prensa, el motivo es por el enorme agradecimiento que mostró como colegiado a dos clubes: La Peña Sport de Tafalla y el Sporting Melidés por el comportamiento ejemplar y el reconocimiento y respeto hacia su figura tanto de la afición como de los jugadores, y lo  reflejó en el acta para que la Federación reconociera esta conducta modélica y poco frecuente. Los periódicos acostumbrados a recoger malas noticias o tanganas en algunos campos rápidamente se hicieron hacernos eco de este «titular poco corriente».

-¿Algo poco común lo ocurrido en ese partido?

-Efectivamente, en los 10 años que llevo ejerciendo nunca me había sucedido nada igual,   por eso quise que constara. Normalmente en el acta suelo reflejar todo lo contrario: incidencias, insultos, etc. y en esta ocasión parecía un sueño.

-¿Qué pasó?

-Se supone siempre que el árbitro es el «malo de la peli». De este tiempo que llevo ejerciendo no ha  habido un día (excepto este) que no te digan algo bien por un equipo o por el otro, o incluso por los dos. Por eso fue especial para mí: ¡Ni un solo insulto! Los jugadores felicitándome por hacer bien mi trabajo y no solo ellos: el público, los utilleros, todos, elogiaban mi trabajo.

Siempre escuchando reproches y de repente que no haya nada y que incluso alaben tu trabajo te hace pensar.

-¿Qué supuso eso para ti?

-Una emoción muy grande , acabé en el vestuario emocionado, dando las gracias a todos.

-¿Por eso quisiste reflejarlo en el acta?

-Por supuesto. La mayoría de las veces reflejo sólo las incidencias graves, pero ese día me salió del corazón escribir incidencias positivas, sobre todo para agradecer y reconocer a esos dos clubes su gran apoyo.

-¿Nunca te había pasado nada parecido?

-Recuerdo que en un partido de Urroz contra Zizur sucedió algo similar  pero no tan emocionante ya que me quedó un sabor agridulce. Los jugadores se mostraron sumamente respetuosos, pero el público no .

¿Cuánto duró esta ensoñación?

-(Ríe). Más bien poco. A la semana siguiente viví lo contrario: otra vez, los típicos insultos y reproches contra el árbitro. Mira, no es fácil que ocurra lo que sucedió en el partido de Peña Sport contra Sporting Melidés, para que esto ocurra se tienen que juntar muchas condiciones favorables. En primera regional el árbitro está solo, sin linieres, tienes que ver todo lo que ocurre en el campo, y ya sabes como dicen por ahí: «al final es siempre la culpa del árbitro».

-¿Que responderías a los que critican tu función?

-Simplemente que los árbitros queremos llevar el partido de principio a finl sin incidencias. Muchas personas no se ponen en tu piel, ni piensan que estás solamente haciendo tu labor. Tienden a pensar que estas a favor de uno o de otro equipo, pero eso no es así.

-¿Tiene que ser duro? ¿Compensa tanto agravio?

-A veces es duro, pero me apasiona el fútbol y es una manera de seguir ligado a este deporte.La emoción que sienten los jugadores al entrar en el terreno de juego y ver el campo lleno también lo sienten los árbitros e incluso los abucheos te hacen meterte más en el partido.

-¿Os preparan psicológicamente para estas cosas?

-Más o menos, sabemos lo que hay, al  principio los insultos te afectan bastante,  pero llega un momento en que solo oyes murmullos. Antes hasta identificaba a quien te insultaba, ahora ni eso.

-¿Has notado cambios en el comportamiento del público y de los jugadores desde que empezaste a ahora?

-La verdad es que sí, antes alguien empezaba a criticar y todos iban a «una como Fuente Ovejuna. Ahora ya no, hay gente que quiere ver el partido y que incluso defienden y piden respeto hacia el árbitro. Eso también lo hago constar: si me doy cuenta de que alguna persona me esta apoyando levanto mi pulgar como signo de agradecimiento.

¿Has sufrido insultos racistas?

-Sí. Meterse con el color de la piel es lo más fácil y rápido. Pero ahora ya ninguna ofensa xenófoba me saca de mi trabajo, ni me distrae de mi cometido.Al final siempre es lo mismo, desgraciadamente, da igual que seas de un color u otro, pero llega un momento que haces oídos sordos y solo te dedicas a llevar a buen puerto el partido.

-¿Hay algún protocolo establecido contra los ataques racistas?

-Sí. En ese aspecto me siento muy protegido, si nos percatamos de ello, se avisa por megafonía que no se va a tolerar, incluso se puede llegar a parar el partido y desalojar la zona de donde provienen los improperios. En todo caso, te digo que nunca he llegado a parar un partido por un insulto racista, y los he tenido. Mira, mis compañeros me insisten que si me ofende algo que lo pare, pero nunca lo he hecho.

«A mi hijo le gusta mucho cuando saco tarjetas: es como si tuviera superpoderes»

-¿Ser arbitro te ha dado momentos de todo tipo, por lo que veo?

-Hay de todo, aunque de una forma u otra me compensa. Me gusta estar en contacto con el fútbol y seguir estando activo y en forma física . Ser árbitro no es fácil, pero si te gusta lo haces con mucho placer y entusiasmo.

-¿Hasta donde te gustaría llegar con el arbitraje?

-Llevo 10 años y yo creo que ya he llegado a lo más alto , ya que las lesiones no me dejan poder ascender, mi intención es seguir como arbitro regional hasta que me retire.

-¿No te ves en otra categoría ?

-Cada año te hacen un examen teórico y otro práctico, y vas subiendo de categoría. Pero el día a día de la realidad cotidiana: trabajo, hijos, etc. Lo cierto es que no saco el tiempo necesario para hacerlo.

-¿Cómo te preparas fisicamente?

-Entrenamos en la pista de Burlada- Ahí hacemos las pruebas físicas, de correr , podemos salir en grupo o por cuenta propia, estamos una hora corriendo.

-Pruebas físicas, teóricas..¿que otros aspectos os exigen?

-Califican nuestra actuación en el campo. Durante el año se elaboran cuatro informes.Hay una figura llamada «el informador «que va tomando nota de tu posición en el campo, tu comportamiento con los jugadores. Como ves hay «presión por todos lados» (ríe).

-Tu hijo también juega a fútbol, ¿le gusta esta faceta tuya?

-Si , le gusta mucho la parte en la que saco las tarjetas, es lo que más le gusta, es como si se sintiera poderoso, un trozo de plástico de diferente color le otorga superpoderes.

-¿Cual es tu mejor partido en estos 10 años?

-Sin duda el de Tafalla, el que reflejé en el acta.

-¿Y el peor?

-Recuerdo uno que pité un gol, que era decisivo para el partido y todo el mundo protestó. Son jugadas que tienes que decidir en milésimas de segundo, y una vez que sentencias que es gol es muy complicado dar marcha atrás. Por eso no hay que precipitarse, porque hay mucha responsabilidad en juego.

Por último ¿de qué equipo eres?

-(Ríe). No te lo puedo decir, los árbitros no podemos mostrar nuestra preferencias hacia ningún equipo. Debemos ser imparciales.

Bueno, nos quedamos con las ganas de saberlo. Gracias Djibrile Rawa Barma. Ojalá los medios sigan recogiendo más noticias positivas como ésta del mundo del fútbol

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.