Berriozar se concentró para rechazar la violencia machista

Foto: Ayto. de Berriozar

Decenas de personas han secundado este miércoles a mediodía una concentración en Berriozar por la celebración del  25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Como es habitual, miembros de la corporación de Berriozar han participado en la concentración celebrada junto al Ayuntamiento, en la Plaza de Euskal Herria. Dos miembros de la Comisión de Igualdad, han sido los encargados de leer el manifiesto en euskera y castellano.

 Declaración institucional 25 de noviembre  

Como cada 25 de noviembre, las calles de nuestras ciudades y pueblos se llenan de reivindicaciones para  denunciar una vez más la violencia contra las mujeres. Volvemos a reclamar que esta violencia supone una  vulneración de los derechos humanos y que es la manifestación más cruel de un sistema patriarcal que  sustenta las relaciones de poder y de desigualdad que existen en nuestra sociedad, y que impiden a las  mujeres disfrutar de una vida digna, autónoma y en libertad.  

Mucho se ha avanzado en los últimos años para visibilizar la violencia contra las mujeres e identificar la  complejidad de la misma. Cabe destacar el trabajo que se ha desarrollado desde diferentes esferas para  conceptualizar, nombrar e identificar las diferentes manifestaciones de la violencia machista. A ello se  unen las movilizaciones y la respuesta colectiva que se ha dado desde el movimiento feminista, uniendo a  miles de mujeres a lo largo de todo el planeta que han alzado la voz ante la persistencia de esta violencia y  mostrado su solidaridad con las mujeres que se ven afectadas por la misma.  

A pesar de todo lo trabajado durante este tiempo, aún nos queda mucho camino por recorrer hasta lograr  una sociedad igualitaria y libre de violencias contra las mujeres. La crisis sanitaria que nos ha tocado vivir  como consecuencia de la pandemia del COVID-19 ha puesto en evidencia que las desigualdades persisten.  Las crisis no suelen traer consigo la minimización o eliminación de las desigualdades, sino todo lo contrario.  El confinamiento, que obligó a la ciudadanía a aislarse durante varios meses en casa, abocó a muchas  mujeres a una situación de mayor vulnerabilidad, viéndose obligadas a convivir con sus maltratadores. En  ese contexto, desde diferentes ámbitos se ha estado haciendo un llamamiento a la responsabilidad y la  colaboración de la ciudadanía para dar respuesta a la complicada situación en la que se encontraban las  mujeres víctimas de la violencia machista durante ese periodo. En este sentido, queremos destacar la  importancia que tiene la implicación de toda la sociedad en la erradicación de la violencia contra las  mujeres e insistir en que ese compromiso siga siendo una realidad más allá de la emergencia sanitaria.  

En los últimos meses y tras finalizar el confinamiento, seguimos observando cómo desde los medios de  difusión se sigue revictimizando a las mujeres que sufren violencia y proyectando una imagen de las  mismas como sujetos pasivos, con escasos recursos para enfrentar la situación que viven. Se ha seguido  transmitiendo al imaginario colectivo la idea de soledad y aislamiento asociadas a la violencia, así como la  necesidad de que sean otras personas las que actúen en su lugar para salir de la situación de maltrato. Si  bien esto puede ser válido en situaciones especiales de reclusión obligatoria, la realidad de las mujeres  supervivientes es totalmente opuesta a la imagen que se publicita de las mujeres que cada día enfrentan  situaciones de violencia. Frente a esa mirada paternalista y compasiva reclamamos que se presente a las  mujeres que sufren violencia como sujetos con capacidad de decisión y actuación, activas frente a las  situaciones que les ha tocado vivir. Mujeres que se empoderan para denunciar y decir basta, poniendo en  marcha sus mecanismos y habilidades para la transformación hacia una vida libre de violencia: de víctimas  a supervivientes y de supervivientes a transformadoras. Todo ello con el impulso que han supuesto los años de luchas y reivindicaciones de miles de mujeres para erradicar la violencia machista y mostrar el  apoyo colectivo hacia las mujeres que la sufren. Sin ninguna duda, los mensajes de “no estás sola” y “yo si  te creo” aclamados por miles de personas en todos los lugares del mundo se han convertido en un impulso  colectivo frente a la violencia contra las mujeres.  

En este sentido, es necesario seguir avanzando hacia la igualdad, deconstruyendo los modelos  tradicionales de masculinidad y feminidad y desterrar el mito del amor romático, basado en la dominancia  y la dependencia, para poner fin a la violencia machista.  

Queremos recordar también la importancia de las políticas y acciones que, desde las Administraciones  Públicas, y en especial desde las Entidades Locales, se han desarrollado en materia de sensibilizaci ,  prevención de la violencia y atención integral a las mujeres supervivientes, con el empoderamiento como  horizonte de la intervención . Son numerosos los recursos y servicios que se han ido desarrollando durante  los últimos años para enfrentar la violencia machista y las consecuencias de la misma. En este sentido,  queremos destacar la importancia de continuar mejorando los servicios y la coordinaci entre los mismos  para ofrecer respuestas adecuadas a las diferentes manifestaciones de la violencia contra las mujeres.  

Por todo ello, las Entidades Locales MANIFESTAMOS:  

● Nuestro rechazo hacia toda forma de violencia contra las mujeres en cualquier ámbito y contexto. 

● Nuestro compromiso como Instituciones públicas de continuar trabajando por la eliminación de todas las  desigualdades que generan situaciones de vulnerabilidad y violencia contra las mujeres, promoviendo el  compromiso tanto de las Administraciones Públicas como de la sociedad civil.  

● Nuestra solidaridad hacia las mujeres que han sido agredidas y con las mujeres y niñas que enfrentan  cada día la violencia machista.  

Por último, invitamos a toda la ciudadanía a seguir mostrando su compromiso con la erradicación de la  violencia contra las mujeres, la denuncia de todas las manifestaciones de desigualdad y de limitaciones y  condicionamientos al ejercicio de la libertad y la autonomía de las mujeres, y a participar en todas las  actividades que se organicen en torno al 25 de Noviembre. 

También te puede interesar

OFERTA de aire acondicionado en Berriozar

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.